Your search results

Ventajas y desventajas de los alquileres a largo plazo

Posted by webadmin on 8 julio, 2020
| 0

Te has comprado un bonito piso en pleno centro de Barcelona. Has cambiado tu estilo de vida y necesitas un espacio más amplio para tu nueva etapa personal. En su día, compraste un coqueto piso donde comenzar tu vida adulta. Ahora estás planteándote alquilarlo, pero tienes dudas sobre el tipo de arrendamiento más adecuado para ti. En Tres Habitat, vamos a aportarte algunas nociones sobre los pros y contras que pueden tener los denominados alquileres a largo plazo. De este modo, consideramos que tu elección será más fácil.

VENTAJAS

  • Solo tendrás que pasar el proceso de selección del arrendatario una vez cada cinco años, dado que este tipo de alquiler genera relaciones entre los interesados que pueden perdurar ese tiempo, o renovarse durante más años si así lo deciden.
  • Cobrarás una fianza del importe que se decida. Esta te permitirá cubrir aquellos daños que pueda sufrir la vivienda una vez terminado el contrato de alquiler.
  • No tendrás que preocuparte por tu inmueble. Al tener personas viviendo en él, estas te comunicaran cualquier desperfecto o incidente que ocurra en él. De modo que podrás tenerlo en perfectas condiciones de habitabilidad en todo momento.
  • Si al mudarte a tu nuevo hogar, has dejado este inmueble vacío, no tendrás que invertir en nuevo mobiliario. Muchos arrendatarios prefieren decorar las casas a su gusto.
  • Disfrutaras de unos ingresos fijos mensuales. Esto aumentará tu solvencia económica y te aportará una considerable tranquilidad.

INCONVENIENTES

  • Vas a requerir más tiempo para poder encontrar a tu inquilino ideal. Eres consciente de que tu propiedad quedará en manos de una persona extraña, por lo que necesitas contar con la mayor tranquilidad posible y optar por aquella persona que reúne el perfil que estás buscando.
  • No podrás disponer de este inmueble durante un largo tiempo, salvo las excepciones contempladas por la propia ley. Por lo tanto, debes tener muy claro que no deseas hacer un uso y disfrute del mismo.
  • Solo podrás acceder al inmueble puntualmente y por motivos justificados. De modo que debes confiar que el inquilino realiza un adecuado mantenimiento de la propiedad y la tiene en perfecto estado.