Your search results

¿Qué puedo hacer si mi inquilino no me paga?

Posted by webadmin on 9 septiembre, 2019
| 0
treshabitat-14

Unos de los principales temores que hemos observado en nuestros clientes, cuando ponen a nuestra disposición su propiedad en régimen de alquiler, es la posibilidad de que no lleguen a abonarles las cuotas que tienen estipuladas. Para tranquilidad de todos, desde Tres Habitat, debemos decir que ese tipo de situaciones resultan más excepcionales que habituales.

No obstante, con un carácter meramente preventivo, vamos a aportarte información de cómo deberías actuar si te encontrases ante tal problemática.Debemos hacer una primera distinción entre lo que son los atrasos y el impago. El atraso implica que el inquilino abona con demora, aunque sea de unos días, la cantidad determinada por el disfrute de la vivienda. El impago implica que este abono no se realiza. No obstante, a nivel jurídico, ambas circunstancias pueden llegar a catalogarse de la misma forma.

Cuando estamos en estos supuestos y tras vernos en la situación en varias ocasiones, deberemos intentar solucionar la problemática con nuestro inquilino aportándole un aviso por escrito. Si tras intentarlo, continuara con la misma actitud, podremos emprender la vía judicial. A través de esta, podemos solicitar que se nos abonen las cantidades que se nos deben, que se rescinda el contrato que hemos establecido o que se pase a desahuciar al inquilino.


El que te decantes por una opción u otra, va a depender de la solvencia que pueda tener dicha persona, dado que, si es insolvente, no llegarás a ningún sitio y demorarás aún más la situación. En tal caso, la mejor opción es optar por el desahucio. De este modo, podremos recuperar nuestra propiedad, aunque, en ocasiones, suponga renunciar al cobro de la deuda que teníamos pendiente. Aunque esto te llegue a enervar, puede que sea la mejor opción. Una vez que se ha dado orden de ejecución del desahucio, el inquilino tiene un plazo para recurrirlo.


Como ves, todas las alternativas de resolución son igualmente desagradables. No obstante, si nos encontramos con un inquilino malicioso, que lo único que desea es aprovecharse de nosotros, no nos quedará otra alternativa y deberemos decantarnos por estas medidas tan contundentes.