Your search results

Permisos de ayuntamiento: lo que sí y lo que no puedes hacer en tu hogar

Posted by webadmin on 1 Diciembre, 2018
| 0
shutterstock_1100403137

Aunque sea difícil de creer, vivir en una propiedad horizontal no es tan fácil como parece. Existe una serie de normativas correspondientes que ponen límites a la hora de hacer reformas en el hogar. Por ejemplo: derribar un muro para redistribuir la casa puede ser una tarea más complicada de lo que piensas. Hay una serie de variables legales y arquitectónicas que dan fe a esta afirmación.

A continuación, te explicamos algunas de ellas:

Normativas de reformas de acuerdo al municipio

En países con sistemas políticos como el español siempre existen ciertas variables con relación a las legislaciones de acuerdo a la división político territorial. Ahora bien, hay establecimientos jurídicos genéricos que se aplican en todos los ayuntamientos de todos los municipios. La mayoría de estos dice que las reformas menores no deben ser notificadas. Sin embargo, aquellas que puedan modificar la estructura total del edificio, deben ser presentadas ante el ayuntamiento y ser autorizadas por un perito.

El papel de la comunidad de vecinos

Además de las disposiciones municipales, existe una serie de reglas que son establecidas por la misma comunidad de vecinos, y que a veces limitan cualquier tipo de intención de hacer reformas en el hogar. Para saber cómo lidiar con este factor, debes revisar el contrato de compra del inmueble y el libro de reglas de la finca. En estos documentos podrás encontrar parte de lo que tienes permitido y lo que no.

Diferencias entre los tipos de reformas

Ya hemos visto que el tipo de modificación que pretendes hacer a tu casa es determinante para saber si puedes recibir los permisos necesarios. Así que es propicio especificar qué es una reforma mayor y una menor. A continuación, te lo explicamos:

Reforma mayor: se trata de cualquier modificación que transforme de manera profunda la disposición original del inmueble. Por ejemplo, si tumbas una pared de pladur. Este tipo de estructuras no solo se encargan de dividir tu vivienda, también se encargan de sostener el edificio y servir como aislante térmico y de sonido.

Reforma menor: se trata, fundamentalmente, de modificaciones en pequeña escala. Como la sustitución de una pieza y el cambio de color en las paredes.