Your search results

¿Qué hacemos si nuestro antiguo inquilino no pagó las facturas?

Posted by webadmin on 4 Julio, 2018
| 0
facturas

No es tan difícil que nos podamos encontrar en la situación de que, la persona a la que le hemos tenido alquilada nuestra vivienda, se haya marchado y nos haya dejado una factura pendiente. La cuestión fundamental es comprobar el nombre del titular del contrato, ya que es a quien corresponde hacerse cargo de las deudas. Lo segundo que debemos hacer es averiguar si el habitante de la casa solo se ha retrasado por un problema puntual, si no paga porque no puede o porque es un defraudador. Si se trata de los dos primeros casos, lo mejor es tratar de llegar a una solución negociada. Desde Tres Habitat, queremos ofrecerte una serie de consejos por si alguna vez te sucede esto.

Una posible solución y, quizás, la más rápida, sería pagar la deuda y luego reclamar al antiguo inquilino la cuantía. De este modo podremos disponer cuanto antes del servicio, para así poder evitar la amenaza de corte de suministro. Solo cuando tengamos la deuda saldada, será posible realizar el cambio de titularidad. Una vez hecho esto, si no hay un entendimiento, deberás iniciar un trámite judicial para el reclamo de esa cantidad al inquilino, que es el que verdaderamente ha dejado de abonar la factura. Se deberá aportar el contrato de arrendamiento y las facturas impagadas.

Otra opción que podríamos tomar es tirar de la calculadora y plantearnos el contratar un suministro desde cero. Debes saber que, solicitar un alta nueva, tiene un coste elevado y este podría superar el de la cantidad que el inquilino dejó a deber. Por este motivo, deberás preguntar a la compañía cuál es el importe de la cuantía a deber y pedir información acerca del coste de realizar un alta nueva. Si te decantas por esta opción, tendrás que asumir todos los gastos y no podrás reclamárselos a nadie.  Además, previamente, deberás demostrar a la compañía que los impagados le corresponden al antiguo inquilino. Para ello, deberás presentar el contrato de alquiler y las facturas que correspondan. Estas posibles soluciones nos facilitaran el pasar el mal trago que genera este tipo de situación.