Your search results

Conoce el tipo de financiación que más te conviene

Posted by webadmin on 27 noviembre, 2019
| 0
financiacion

Cuando te planteas la compra de una casa, es fundamental que conozcas el tipo de financiación que más te conviene, para que se adapte a tus necesidades y sea la que más te convenga en función de tus necesidades.  

Por un lado, hay ciertas cosas a tener en cuenta a la hora de pedir un crédito para la compra de un inmueble y son: 

  • Tiempo: a veces la compra está sujeta a algunos plazos determinados, con lo que tendrás que conseguir la financiación a tiempo para poder cumplir con esos plazos.  
  • Documentación: cada hipoteca es distinta y sus condiciones varían según el solicitante y requiere una documentación determinada.  

A veces, todos estos trámites suponen mucho tiempo y normalmente, el cliente no sabe cómo afrontar estas gestiones. Para ello, lo mejor es contar con una agencia inmobiliaria.  

Por otro lado, las hipotecas que nos ofrece el mercado se clasifican en función de diferentes criterios: 

  • Según el tipo de interés: 
  • Hipoteca fijaes la más cómoda de todas porque conoces la cuota que vas a pagar durante todos los años que dure la hipoteca. Pero ¡ojo! hay que analizar las condiciones puesto que suelen tener costes de subrogación muy altos.  
  • Hipoteca variablelas cuotas se van revisando periódicamente y cambian en base al tipo de referencia cuando se revisa el interés. Es el tipo de hipoteca más usado en España. 
  • Hipoteca Mixtacomo su propio nombre indica, es una hipoteca que aúna las dos anteriores, con un porcentaje fijo pactado y otro variable. 
  • Según el tipo de cuota:  
  • Cuota constante: son las más habituales, la cuota se calcula cada seis meses o cada año, en base a la evolución del referencial más el interés aplicado.  
  • Cuota blindada: se trata de una cuota constante durante toda la hipoteca, pero si el interés aumenta, aumenta el plazo, no la cuota.  
  • Cuota final: donde un porcentaje de la cantidad pendiente se paga en la última cuota de la hipoteca, normalmente un 30% aproximadamente.   
  • Interest only: muy utilizada por algunos extranjeros donde durante la hipoteca no se amortiza capital y se van pagando intereses, es como una especie de alquiler pero siendo propietario y al final de la hipoteca la deuda es la misma que cuando se contrató.  
  • Cuota creciente: donde la cuota crece a un interés fijo cada año aparte de la valoración normal de tipo variable de cada revisión.  
  • Según el cliente objetivo: 
  • Hipotecas para jóvenes: son las que se conceden con condiciones ventajosas para los jóvenes con una edad inferior a los 30 – 35 años. 
  • Hipotecas para no-residentes: con criterios mucho más estrictos ya que la persona no reside en nuestro país. 
  • Hipotecas para colectivos: son las reservadas a ciertos colectivos tales como funcionarios, empleados de grandes compañías, etc.  
  • Según el tipo de inmueble: 
  • Hipotecas de pisos de bancosse conceden a los pisos que proceden de una entidad financiera. 
  • Hipotecas para VPO: para las Viviendas de Protección Oficial. 
  • Hipotecas sobre bienes urbanos o rústicos: si la vivienda está legalizada. 
  • Hipotecas para suelo: para un terreno urbanizable. 
  • Para primera vivienda o vivienda habitual. 
  • Para segunda residencia. 

Como podemos ver, hay una enorme variedad de posibilidades de conseguir financiación para nuestra vivienda, así que lo más importante es conocer cuáles son nuestras necesidades y características personales y económicas para poder elegir la que más se adecue a nosotros.  

Pero no hay que olvidar que además de la hipoteca hay otros gastos variables a los que tienes que hacer frente y que pueden suponer hasta un 14% del valor total, tales como: 

  • Verificaciones registrales: que son las comprobaciones que tendrás que hacer para saber que el inmueble no tiene embargos u otros dueños.  
  • Notaría: tanto para las escrituras de compraventa como para el préstamo hipotecario. La Notaría está obligada además a informarte bien del tipo de operación y explicarte las cláusulas del préstamo hipotecario.  
  • Impuestos: donde se incluye el IVA en el caso de que sea una vivienda nueva o el impuesto de transmisiones en el caso de que se trate de una vivienda de segunda mano.  
  • Tasación: hay que pagar unos gastos de tasación para hipotecar la vivienda, y son unos gastos que varían en función del precio final. 

Asimismo, abrir una hipoteca supone la contratación de algunos seguros, tales como: 

  • Seguro de hogar: para cubrir cualquier eventualidad que pueda ocurrir en la casa.  
  • Seguro de vida: para que se hagan cargo de la amortización de la deuda en caso de fallecimiento o invalidez permanente absoluta.  
  • Seguro de protección de pagos: para los supuestos de desempleo o incapacidad temporal.  

Como decíamos anteriormente, conocer la financiación adecuada para la compra de un inmueble supone algo más que ir a una entidad bancaria en busca de información. Por eso, acudir a una agencia inmobiliaria donde están al tanto de todas estas gestiones y trámites administrativos, y donde pueden asesorarte con toda la documentación necesaria, es una ventaja para el comprador. Esto supone un ahorro de tiempo y de quebraderos de cabeza, ya que los asesores expertos, te explicarán todo lo que necesitas saber y recopilarán toda la información que necesiten para gestionarte tu compra.