Your search results

El Ayuntamiento de Barcelona buscará la adquisición de terrenos para obras públicas y viviendas

Posted by webadmin on 24 Julio, 2018
| 0
bcn

El distrito con menor equipamiento público por metro cuadrado en Barcelona es el de L’Eixample. En todo su territorio dispone de una media de 2,09 m² de edificios destinados a los vecinos, en contraste con los 6,75 m² en los demás distritos.

Hace poco más de un año el ayuntamiento había paralizado las licencias de 10 obras en terrenos privados, y se ha anunciado ahora que estos terrenos pasarán a titularidad pública, por compra o expropiación, y están destinados a utilizarse para la construcción de centros educativos y culturales en los barrios; así como la construcción de viviendas de alquiler social.

Estos terrenos cobran mayor valor al considerarse la poca cantidad disponible de espacios libres que hay en la ciudad. Durante el anuncio también se encontraba Janet Sanz, teniente alcalde de Urbanismo y Movilidad, la cual expresó su satisfacción con que “se empiece a materializar una demanda histórica”.

Aunque se ha manifestado el deseo de comprar las propiedades, aún no se ha publicado su fecha de compra. Se espera que el ayuntamiento proporcione 36 millones de euros para concretar la adquisición de estos terrenos que actualmente son ocupados por algunos solares que se encontraban en proceso de renovación. Los propietarios protestaron por tomar sus proyectos habiendo otros solares con más tiempo de desuso.

Sanz ha declarado que los solares se adquirirán por medio de compra o expropiación, pero para los propietarios se trata de una expropiación pues ellos no los han puesto en venta, sino que son obligados a venderlos.

Al final se buscará la primera opción tratando de acordar un precio de compra, y si esto no se concreta, pasaría a ser un trámite de expropiación, en el cual el ayuntamiento deberá demostrar que estos terrenos son espacios necesarios para el bien común y de interés público.

De darse la expropiación, se propondrá un precio de compra a los propietarios, y si estos no aceptaran, se iría posteriormente al jurado de expropiación de Cataluña y esta entidad sería la encargada de dictaminar su precio de venta. Si este precio no es aceptado por alguna de las partes, se podría presentar un recurso y en ese proceso de negociación, los solares ya pasarían a ser de propiedad pública.